Orgull de Genealogia

A las siete de la mañana y a pesar de que el tiempo amenazaba lluvia, se anunciaba el día grande de nuestras fiestas. Todo Castellón salía a la calle, con la caña, la cinta verde, la bota de vino, las dulzainas y el tabal, hacia el ermitorio de la Magdalena. Y como no, ataviados con el vestido de labradores, Àgueda, Nagore, Iker y Elisabeth, enfilaban el camino que los llevaría hacia el origen de nuestro pueblo. También Beatriz, Dama de la Ciudad sequiolera, hacía el camino de los romeros acompañando a la Reina Carla.
Al poco de la obligada parada en San Roc para almorzar, arrancaba una fina lluvia que no impidió que la gran familia festera llegara al ermitorio de la Magdalena.
Por la tarde, los monumentos gaiateros salían por fin del almacén municipal y, majestuosos, desfilaban ante la numerosa comisión, grandes y pequeños, con sus mejores vestimentas y sus mejores sonrisas. ‘Lloeu la llum infinita’ y ‘Jocs d’Infantesa’ se llevarían fortísimos aplausos, quizás como un avance de lo que pasaría dos días más tarde en la plaza mayor.

Fotos cortesía de Sequiol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*