Definición y construcción de una Gaiata

La Gaiata es el símbolo por antonomasia de nuestra Ciudad. Rememora aquellos  gayatos iluminados que, según reza la tradición, utilizaron nuestros antepasados en su nocturno descenso desde el cerro de la Magdalena hasta la Plana de Castellón.

Definir que es una Gaiata es trabajo arduo difícil, ya que la libertad y la imaginación del artista gaiatero no debe tener ningún condicionante que limite la majestuosidad de la obra diseñada. Quizá la expresión “esclat de llum sense foc ni fum” aglutina, en sí misma, la verdadera esencia de la Gaiata.

Ahora bien, para que una Gaiata se considere como tal, tres son los elementos fundamentales que deben jugar un papel importantísimo en su diseño: el gayato, la luz y el escudo de la Ciudad. Los dos primeros, obviamente, por su significación con la tradición fundacional de la ciudad. El tercero, como elemento diferenciador que le confiere la entidad propia de Castellón.

Como hemos dicho, existe completa libertad a la hora de diseñar una Gaiata pero se deben considerar ciertas proporciones con fines estéticos y de proporcionalidad. Así, buscando una mayor esbeltez y estilizar sus formas, se debe considerar que, en proporción, la anchura total del diseño debe ser la mitad que su altura.

Otra peculiaridad a tener muy en cuenta es la característica de monumento movible, en todo o en parte, pero debe ser capaz de poder desfilar. Para ello se hace necesario disponer de un carro sobre el que construir nuestra Gaiata. La base de éste es, generalmente, de forma cuadrada dada la facilidad que supone a la hora de diseñar el cuerpo de la obra puesto que se dispone tanto de los planos perpendiculares a las caras como los dispuestos en sus diagonales. Pero esto, insistimos, no es obligatorio. Rectangular, circular, hexagonal… cualquier forma que el artista gaiatero estime oportuna es aceptable debiendo tener una altura no superior a un sexto del total.

Pero esta necesidad de desfilar marca las únicas limitaciones a la hora de diseñar nuestra Gaiata. El todo o la parte que debe desfilar no puede exceder de los seis metros de altura, medidos desde el suelo, ni se aconseja que exceda de los tres metros de ancho.

Por último pero no por ello menos importante, es conferir a nuestro diseño de la necesaria estabilidad. Hay que tener muy presente, a la hora de proyectar la envergadura de nuestro diseño, que este sea estable, tanto en su posición de reposo como en su condición de itinerante.

Con todo, podemos definir una serie de pasos a seguir para realizar un completo diseño de nuestra Gaiata que, a continuación pasamos a describir someramente. No debe entenderse este proceso como riguroso y esencial para poder diseñar nuestro monumento: ya hemos dicho que el artista gaiatero tendrá total libertad en su diseño, sino que es una secuencia lógica de acciones que puede ayudar a realizar, con éxito, nuestra gaiata.

1. BOCETO

Es la fase creativa del artista. Sin cotas que limiten la imaginación artística, se plasma sobre el papel las líneas generales del monumento, tanto en su alzado como en su planta. Se trabaja más en el conjunto que en la particularidad de cada uno de los elementos que la conforman. En esta primera aproximación también se valoran los diferentes materiales a utilizar así como la iluminación que puede ser más acorde para nuestro diseño. Esta fase finaliza con la selección del lema: expresión que concentra la esencia de nuestra obra.

2. DISEÑO

Esta etapa es mucho más técnica puesto que se trata de analizar todos y cada uno de los elementos que componen nuestra obra. Se analizan sus dimensiones, como y con que materiales deben realizarse, que elementos luminotécnicos son los más adecuados y, sobre todo, como se interrelacionan con las demás partes. Así se diseña la estructura de la Gaiata: su esqueleto. Sobre él se diseña como se irán acoplando el resto de elementos decorativos y de iluminación o de que manera quedarán unidos entre sí. También en esta fase se determinan colores, técnicas de decoración y aquellos elementos artísticos que, por su relevancia, van a resaltar sobre el conjunto. Finalizada esta fase debemos tener una idea perfectamente clara de como debe quedar nuestra Gaiata así como una idea muy ajustada del presupuesto necesario para la realización de la obra.

3. MAQUETA

En esta fase se construye una maqueta, a escala, de nuestra Gaiata. Partiendo de los diseños de la etapa anterior y utilizando materiales, fácilmente manejables y de características estéticas similares a los seleccionados para cada elemento de nuestra obra, se inicia la construcción de la maqueta. Esta fase tiene mucha importancia puesto que sirve para analizar todas y cada una de las soluciones adoptadas en la fase anterior pudiendo introducir modificaciones al diseño que faciliten, mejoren o soluciones problemas no previstos. Es la primera visión en tres dimensiones de nuestro diseño por lo que también pueden observarse y rectificares planteamientos no considerados en nuestra percepción plana, de dos dimensiones. También en esta fase, aunque no esencialmente, se analiza el diseño de iluminación previsto, sobre todo los diferentes conceptos de la misma que se van a utilizar (iluminación indirecta, iluminación en movimiento…)

4. CONSTRUCCIÓN

Con anterioridad al inicio de esta fase, se realiza un ajuste del diseño con la información obtenida en la construcción y posterior análisis de la maqueta. En este punto queda definido el presupuesto total de nuestra Gaiata. En este momento se inicia una carrera contra reloj para poder finalizar el trabajo en la fecha prevista.

Siguiendo el diseño previsto y con la experiencia obtenida en la construcción de la maqueta, la coordinación de los diferentes equipos de trabajo es fundamental para conseguir el objetivo puesto que el más mínimo retraso en uno de ellos puede suponer la paralización del resto con el consiguiente peligro de no alcanzar la fecha prevista. En primer lugar se construye la estructura metálica que servirá de soporte al resto de elementos. Con las primeras mediciones reales de la estructura se inicia con el trabajo de los elementos decorativos. Corte y talla de madera, corte de cristales, diseños de dibujos, policromados, pulimentados…  Todas y cada una de estas piezas se van ajustando y uniendo a la estructura para ir dando forma al conjunto.

Paralelamente se va montando la instalación eléctrica, tanto general como en todos y cada uno de los elementos que conformarán la iluminación de la Gaiata.

Poco a poco van ocupando su sitio todos y cada uno de los elementos, debidamente acabados. Llega la hora de los remates y pequeños detalles que confieren al monumento el acabado optimo.

5. BAUTIZO

Aunque no es una etapa en el diseño y construcción de una Gaiata, si que lo es dentro del sentir de los “festeros” puesto que supone la culminación de un gran proyecto con un sinfín de esfuerzos, muchas horas de trabajo y, sobre todo, muchísima ilusión en mantener viva la esencia de nuestras fiestas. Como si se tratase de la botadura de un barco, las Madrinas (de ahí su nombre) bautizan con cava a su Gaiata. Lo que en su día comenzó siendo un dibujo sobre un papel es ya GAIATA, “esclat de llum sense foc ni fum“.