Constitución

NACE UN NUEVO SECTOR

La noticia escueta que podría encabezar la sección festera de cualquier publicación local, es, en esta ocasión, algo más que una pura noticia para ustedes, vecinos precisamente de este nuevo Sector que nace este año y se integra de lleno en unas fiestas que Castellón celebra desde más de seis siglos.

No vamos a pretender en este número inicial del informativo, que, de forma periódica, irá llevando hasta las casas de todos y cada uno de los vecinos de este nuevo Sector, las inquietudes de la Comisión de la Gaiata, enseñarles a ustedes qué son nuestras fiestas y dónde y por qué nacieron; en primer lugar, porque la cosa no es sencilla, ni mucho menos, y, en último y más importante término, porque muchos de ustedes las conocen lo suficientemente bien como para que ahora tengamos la pretensión de iniciarlos en una costumbre que probablemente es suya desde el mismo momento en que vieron la primera luz, luminosa y mediterránea, de nuestro Castellón.

Pero si es noticia el nacimiento, este año, de una nueva Comisión, de un nuevo Sector, en definitiva, que se vaya a integrar a los que ya han nacido a impulsos de la nueva orientación que se quiere dar a nuestras más tradicionales fiestas: las de la Magdalena.

Es noticia porque, desde que las Fiestas de la Magdalena, de la mano de aquellos hombres que supieron tener visión de futuro, allá por el año 1944 y que encabezaron un alcalde inolvidable, D. Benjamin Fabregat, y un castellonero de los pies a la cabeza, creador de ese inigualable “Pregó de Festes” e impulsor siempre de nuestras cosas más propias, D. Manuel Segarra Ribes. La estructura de la fiesta no había tenido variación alguna y a nadie se le escapa que el CasteIlón de la posguerra no se asemejaba en casi nada al desbordante Castellón de nuestros días, que ha multiplicado, una y otra vez, su población, hasta convertirse en esta Ciudad de cerca de ciento cuarenta mil almas, con sus problemas y sus ilusiones.

Lo cierto es que unas fiestas de pura extracción popular, como son las nuestras, por mor del crecimiento desmesurado y espacial de la Ciudad se habían hecho, cada vez más, para unos pocos, aquellos que vivían en uno de los lugares privilegiados, cerca del centro de los antiguos sectores, creados antes de la gran expansión de los años sesenta. Y este año se ha intentado comenzar a paliar el problema; creando otros, es verdad, pero dando oportunidad al pueblo de Castellón de participar, de una vez, decisivamente tal vez, en la génesis de nuestras fiestas, para que se haga realidad el empeño de que las fiestas salgan del pueblo para volver a él.

Así nace la Comisión de la “Gaiata del Sequiol», la que, en los fríos guarismos, lleve el 15 (esa “niña bonita” de los aficionados a los juegos de azar, que esperamos acompañe la andadura de una Comisión que, ahora, se inicia). Y, aunque nace, no se puede decir que esté formada por personas que no “sepan lo que es una Comisión de Sector”, porque, entre sus integrantes, hay personas que “se las saben todas” y tienen “más de mil horas de rodaje”: ya los irán conociendo, poco a poco.

Pero, quizás, la mayor de las novedades resida en que el hecho de que, por vez primera en la historia de nuestras fiestas, una mujer, una valiente y experimentada mujer, a pesar de su juventud, se pone a la cabeza de una Comisión de Sector. Esto es uno de los detalles que va a diferenciar a nuestra “Gaiata» de las demás, pero no deseamos, ninguno de los miembros de la Comisión, que sea el único.

Pretendemos iniciar el trabajo con una política de puertas abiertas, de forma que, en cualquier momento y en cualquier circunstancia, todos los vecinos del Sector del “Sequiol” van a poder saber cómo van nuestras cosas y tendrán participación directa de nuestras tareas, de una forma más que la puramente económica (o, al menos, éste seria nuestro deseo); la Comisión la formamos unos pocos, pero en representación de todos y cada uno de los vecinos del Sector, que deberán “arrimar el hombro”, para que, al final, podamos sentirnos todos satisfechos de nuestra andadura en pro de unas mejores fiestas para Castellón. ,

Esta es, en breve síntesis, nuestra exposición de deseos frente a la nueva “temporada gaiatera”. De la conjunción de los esfuerzos, de unos y otros, puede nacer esta etapa nueva para este Sector que nace ahora mismo: el Sector del “Sequiol”.

Su colaboración y su comprensión serán imprescindibles para ello.

EL PORQUE DE UN NOMBRE / EL PORQUE DE UN SIMBOLO

Como todo recién nacido, nuestro nuevo Sector ha tenido que buscar sus señas de identidad (esas que, hoy en dia, están tan de moda invocar muchas veces, sin saber demasiado por qué y cuáles), con las que aparecer ante el resto de los que configuran, en apretada unión, ese conjunto de «entes» dedicados, única y exclusivamente, a pensar en las Fiestas de la Magdalena, nuestras más tradicionales fiestas, a pesar de los pesares, ven conservar las más puras esencias de ese Castellón que, poco a poco, se ha ido despersonalizando a causa de su rápido crecimiento.

Y, realmente, poco tuvimos que pensar los miembros de la Comisión de este nuevo Sector, el 15, en el orden de los creados en Castellón, puesto que la cosa estaba bien clara.

¿Qué nombre podría mejor representar nuestra recién creada «gaiata» que aquel que lo fuera de toda una época de la vida de Castellón? Y así surgió, sin dudar, la respuesta’ el nuevo Sector se tenía que llamar él «Sequiol». Y no hay nada más que hablar.

No había nada más que hablar, porque si un «algo» había habido de representativo en el interior del nuevo Sector, nada tan entrañable como aquel desaparecido campo de fútbol; Esa denominación tan huertana (lo que, por entonces era una feraz y cuidada huerta, hoy convertida en jungla de asfalto en algunas partes y solamente de tierra por desgracia todavía, en otras), tan castellonera y que, de inmediato localizarían el Sector con sólo su denominación.

Porque, a pesar de que, hace más de veinte años, el viejo campo dejó su lugar de hazañas deportivas tras una lamentable decisión de los directivos del Club decano, del más representativo Club de Fútbol Castellonense, y de los ediles municipales, se convertía en zona dedicada a la enseñanza, cosa que ha venido haciendo hasta la fecha, primero como Escuela Normal de Maestros y, ahora, en su nueva denominación, conocida por todos, no ha sido olvidado, ni mucho menos.

Y no es que estemos contra la enseñanza, naturalmente, sino que pensamos que lugares para levantar una nueva escuela, entonces, habían muchos y, sin embargo, se dejaba a Castellón sin una instalación deportiva que, ahora, lloramos.

El «Sequiol» había dejado su denominación, con toda seguridad, a una pequeña acequia que corría a sus espaldas y donde, en más de una ocasión tuvieron que apagar sus acaloramientos los hinchas de algunos equipos regionales, cuando todavía la rivalidad regional era algo con significado. Era «el sequiol» de donde se extraía «el agua milagrosa», ese «curalotodo» que hacía revivir en instantes, a los más maltrechos jugadores, tras un lance del juego no demasiado ortodoxo.

Bien, ya tenemos nombre; pero ¿cuál será nuestro símbolo?

Aquí tampoco las dudas fueron demasiado grandes, por que un elemento fue consustancial con nuestro Sector, como también lo fuera con otros lugares de Castellón, pero, quizás, aquí con más fuerza porque su paso (el paso de esa «Panderola» que figura en nuestro emblema) fue el paso de un amigo que marcaba las horas del día, que, justamente en nuestro Sector, abandonaba la ciudad y se fundía con el campo, con ese campo que hizo preciso su tendido allá por el año 1889, facilitando, de esta forma, las comunicaciones entre las zonas agrícolas de Almazora, Villarreal y Burriana con las industriales de Onda (en pleno desarrollo cerámico) y los puertos de Castellón y Burriana, escaparates de nuestra exportación, ya importante en la época.

Los más viejos todavía recordarán sus pitidos, cuando abandonaba la actual calle Herrero (entonces poco más que un conjunto de almacenes dedicados a la comercialización de nuestras naranjas) y, siguiendo la línea que forman las actuales calles Maestro Bretón y avenida de Almazora, se adentraba en una feraz huerta, con olores de azahar, en primavera, y frutos dorados en sus ramas, con la llegada del otoño-invierno. Eran otros tiempos, en los que los niños, todavía, podían jugar en libertad por las calles, donde el único peligro era precisamente esa amiga, la «Panderola», que anunciaba su paso con alegría, su paso cansino, a veces: pero siempre simpático y colorista.

Y fue precisamente nuestro Sector, cuando una tarde del año 1963 despidió con lágrimas en los ojos a esa vieja máquina y aquellos desvencijados vagones en su postrer recorrido hasta la ya entonces floreciente e industriosa Onda. Un paso cargado de emociones, que todavía recordarán algunos y que, quizás, los más jóvenes, han oído de labios de sus mayores, cuando, en las tardes grises invernales, tras los húmedos cristales de un mirador sobre una calle de asfalto, han creído reconocer la voz de una que fue amiga para todos, que nos trajo los aromas de nuestros campos hasta la mar y de éste hasta nuestras montañas, de quien se constituyera casi como símbolo de toda una ciudad y que ahora hemos querido reivindicar para nuestra Comisión.

Los que no sean castellonenses, quienes no conocieron aquella especie de «monstruo simpático» que era la «Panderola», quizás puedan conocer, un poco más, de ese Castellón que es ahora tan suyo como nuestro, porque es nuestra intención irles aproximando a nuestras más entrañables cosas, a través de estas páginas informativas

Extraído de nuestro primer llibret – Magdalena 1982