Fiestas de San Cristóbal

EL ciclo festivo camina irremediablemente hacia su final, va cumpliendo todas las estaciones marcadas, y una de esas últimas estaciones que aparecen en el panorama festivo es el fin de semana en el que la ciudad de Castellón celebra la festividad de otro de sus copatrones, San Cristóbal.
Una fiesta, que a lo largo del tiempo ha ido cambiando su forma, pero manteniendo los actos religiosos combinados con los lúdicos: la misa en honor del patrón y la posterior bendición de vehículos en el apartado religioso; un concierto por la banda municipal; y sobre todo la cena de sobaquillo en el Palau que sirve como colofón al ejercicio festivo por parte de todas las asociaciones y entidades junto con las Reinas, Damas y Junta de Fiestas.
El jueves 6 de julio, en la plaza Mayor, tuvo lugar el concierto por parte de la Banda Municipal, donde se estrenaron diversas piezas de autores castellonenses y algunas de ellas interpretadas por primera vez por la Banda Municipal.
El sábado 8 de julio, a las 12 del mediodía tuvo lugar el acto litúrgico en la Catedral de Santa Maria. Finalizado el mismo, se pasó al tradicional reparto de cintas y bendición de vehículos en la calle Mayor.
Ataviados con el traje típico de castelloneros, Marcos, Teresa y Bea, nuestros cargos 2017, acompañados por el vicepresidente Vicente Javier, representado al Sequiol, estuvieron presentes en la misa para luego, acompañar a la comitiva y ayudar en el reparto de las cintas. Un acto religioso oficiado por el Obispo de la diócesis y que contó con la presencia de Reinas y Damas, corriendo el apartado musical a cargo de unos viejos conocidos y amigos del Sequiol, la Rondalla Vora Sequia.
Ya por la noche, con un Palau repleto por la gente de las Comisiones de Sector, así como Reinas, Damas y Junta de fiestas, tuvo lugar la tradicional y multitudinaria cena de sobaquillo.
Un acto, donde quedan atrás rivalidades para juntos brindar por unas fiestas que pasaron con sus historias, sus problemas, sus alegrías, todo lo que comporta, y todo eso queda ya en el libro de la historia de nuestras fiestas.
Una vez los estómagos llenos, se dio pasó al festival, un festival que empezó con un sentido y emocionante homenaje al recientemente desaparecido artista castellonense Lorenzo Ramírez, colaborador infatigable del mundo de la fiesta y sobre todo del Sequiol. Un recuerdo hacia su persona mediante la proyección de imágenes del artista mientras una voz en off hacía referencia a tan lamentable pérdida, y la entrega de un ramo de flores a su viuda, marcaron los instantes más emotivos de la noche.
Este homenaje dio paso, como ya viene siendo tradicional, a los diversos play backs montados para la ocasión, un espectáculo dirigido por la Reina 2017, la sequiolera Estefanía, y su corte de honor, y que fue relatando desde un imaginario vuelo, los pasos por diversos países. Primero fueron los más pequeños de las comisiones de sector, en su paso por las islas Hawái y por África, quienes arrancaron los primeros aplausos de la noche.
Ellos dieron paso a las Madrinas y Presidentes Infantiles. Teresa nos llevó a México y Marcos al lejano oeste, y donde ambos demostraron sus dotes de artistas.
Después, las Madrinas de los diferentes sectores fueron quienes ocuparon el escenario para deleitar a los presentes con sus danzas e interpretaciones. En el caso de nuestra representante Bea, su baile nos llevó a los ritmos de la India.
Y si hay un play back que levanta mayor expectación, es el que protagonizan los presidentes de las diferentes comisiones de sector. Para esta ocasión el avión hizo una parada en Paris, la ciudad de la luz. El siguiente play back fue el que protagonizaron la Reina Infantil y su corte de honor, y que hicieron disfrutar a los presentes con su coreografía basada en ritmos de Brasil.
Para finalizar y como colofón al acto en sí, todos los participantes con la melodía de “Sevilla tiene un color especial” pusieron el broche de oro final a una fiesta que sirve de puente entre un ejercicio y otro, una fiesta que se prolongó hasta altas horas de la madrugada con la elección del rey y la reina de la fiesta, el sorteo de diversos obsequios y el baile.
Tras esta fiesta, llegan las vacaciones, el paréntesis o el punto y seguido a nuestras fiestas, es el momento de los balances o también de girar la vista hacia atrás para hacer recuento de todo lo acontecido que dicho sea de paso ha sido mucho y muy bueno y replantear lo que tiene que venir o bien mirar hacia el futuro para seguir, sobre todo, disfrutando de nuestras fiestas y de nuestra gaiata 15, la del Sequiol.

Fotos cortesía de A.C. Gaiata 15 “Sequiol”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*