Festa de Rosa Sequiolera

Con el firme deseo de mantener viva una tradición ancestral de nuestra querida tierra, arrancaba una nueva edición de la ‘Festa de Rosa Sequiolera’. El mes de mayo se había iniciado como cada año con la exaltación de nuestra Patrona, la Virgen de Lledó, y había continuado cada sábado con las serenatas en la calle dedicadas a la mujer castellonera. Era el momento de poner nuestro particular broche de oro con la galanía a la mujer y la niña sequioleras.

Después de compartir una buena cena con las viandas elaboradas por cada familia sequiolera, el CAU de la Gaiata 15 se llenaba de música de serenata. Lo que se inició hace dos años como una sorpresiva puesta en escena de los chicos del Sequiol para sus mujeres, ya se ha convertido en un referente que todas esperaban con mucha ilusión.

Así, los ‘Sequiolos Rondallers’, un amplio grupo de Sequiolos capitaneados por el maestro Chema Orozco, ocuparon su lugar sobre el escenario – rigurosamente uniformados y luciendo la cinta distintiva de la ‘Festa de Rosa’ -, para iniciar la ronda a la mujer Sequiolera. Los temas escogidos en esta edición: ‘Algo contigo’, ‘Boquita de cereza’, ‘En un Rincón del alma’, ‘La Orquesta’, ‘No me queda más’, ‘No soy de aquí ni soy de allá’, ‘Vagabundo’, ‘Soy lo prohibido’, ‘Si se calla el cantor’ y ‘Vivir así es morir de amor’.

Este año además, nos volvían a sorprender añadiendo una voz femenina en una de las canciones. Elisabeth, la Jefa, nos dejaba a todos boquiabiertos con su magnífica actuación como solista de la canción ‘No me queda más’. La armoniosa concentración de todos los ‘rondallers’, su esfuerzo y profesionalidad, dieron a un apoteósico aplauso final de todas las mujeres galanteadas.

Una velada que congregó a numerosas mujeres Sequioleras y, entre ellas, nuestras Madrinas 2018 Àgueda y Nagore, y la Presidenta Elisabeth. Después de la actuación de la Rondalla Sequiolera, el Presidente Infantil 2018 Iker, repartía rosas a las niñas y mujeres presentes.

Fue una gran noche para todos. Para ellas por la emoción de la ronda y con la galanía en forma de rosa. Para ellos por haber pasado un buen rato, tanto en los ensayos como en la actuación, echando adelante este importante reto por tercer año consecutivo. Y para Sequiol porque aportaba su pequeño homenaje a una de las tradiciones más ancestrales y exclusivas de nuestra ciudad: ‘La Festa de Rosa’.

Para cerrar una noche repleta de emociones, una vez más, y ya son diez los años, el fin de la velada fue amenizado por los amigos de la ‘Rondalla Vora Séquia’, con sus boleros y baladas, canciones de amor y melancolía, dulces palabras y bellas melodías dedicadas a las mujeres y niñas de Sequiol.
La Panderola que da entrada al barrio de Sequiol, era el lugar escogido para llevar a cabo la serenata. La ‘Verge bressolera’ sonaba dulce en una cálida noche, poniendo el broche de oro a la ‘Festa de Rosa Sequiolera’ 2018.

Fotos cortesía de Sequiol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*