DOMINGO 24: MAGDALENA, FESTA PLENA

Comienza el día muy temprano, a las 8 de la mañana se inicia la Romería de les Canyes desde el Ayuntamiento. Y los Sequiolos estábamos muy bien representados por el Presidente Infantil, Marc Osorio, la Madrina Infantil, Natalia Queral y nuestra Madrina, Andrea Molés, acompañados todos ellos por la Presidenta de la asociación Elisabeth Breva, luciendo sus mejores trajes de labradores y con la preceptiva caña en la mano, con la verde cinta, arrancaban su peregrinar hasta la blanca ermita de la Magdalena cumpliendo con la tradición del almuerzo en Sant Roc.
Y el día acompañó. Como se dice por estas tierras “Un día de Magdalena”, con sol y buena temperatura que invitaba a toda la Ciudad a cumplir con la tradición de peregrinar hacia la ermita que, según la historia, fue el punto de partida de la fundación de Castelló.
Pero no todo era fiesta, problemas detectados la noche anterior en la dirección de nuestra Gaiata grande hizo que el magnífico equipo del Sequiol tuviera que emplearse a fondo, durante la mañana del domingo, para poder darle solución. Y como el mejor y más coordinado equipo de mecánicos de la F1, todo quedó en una anécdota.
Un día emotivo, intenso y agotador pues cuando el sol empieza a retirarse, la Tornà hace entrada de nuevo en la Ciudad por el Forn del Pla y las Tres Caigudes y la procesión de Penitentes –no se debe olvidar el carácter penitencial de la Romería- son el preámbulo del desfile de Gaiatas, que inundan de luz las calles de nuestra ciudad, rememorando aquellos cayados con faroles portados por los primeros pobladores que se trasladaron a la Plana.
Y Sequiol con “Ramell il•luminat” y “Sequiota de llum, font de lluminàries” iniciaba su desfilar por la calle San Roque, acompañadas de la Comisión en pleno, presididas por las Madrinas: Andrea y Natalia, y por los Presidentes, Marc y Elisabeth. Abriendo el desfile, tras los estandartes de la comisión, les xiquetes del meneo, que hicieron las delicias del respetable, con su armónico desfilar.
Resaltar que, por primera vez, cada comisión acompañaba a su Gaiata, es decir, que la Gaiata infantil iba con la comisión infantil y la grande con la comisión mayor. Un acierto de la organización que aportó dinamismo y agilidad al cortejo y que fue muy bien acogido por el respetable que llenaba las calles para deleitarse con la luz de las Gaiatas.

Fotos cortesía de gaiata 15 sequiol

Fotos cortesía de gaiata 15 sequiol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*